Archive for maio, 2009

Nicarágua e Venezuela bloqueiam participação de ONGs na Assembléia Geral da OEA

Entre as entidades vetadas pelos governos está a Rede de Mulheres Afrolatinoamericanas, Afrocaribenhas e da Diáspora, uma das organizações mais ativas no processo de Revisão de Durban

Reportagem: Ary Pantoja (El nuevo Diario)

El “bloqueo” oficial al trabajo de las Organizaciones No Gubernamentales, ONG, se ha trasladado al ámbito internacional. Nicaragua es el único país de Centroamérica y el segundo del continente, en impedir la participación de organismos de la sociedad civil en el trigésimo noveno período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, OEA, que se realizará en San Pedro Sula, Honduras, del primero al tres de junio próximo.

El 12 de mayo pasado venció el período para que los gobiernos del continente dieran su beneplácito a las ONG de sus respectivos países, y las reportaran ante el Consejo Permanente del organismo hemisférico para que fueran incluidas en el evento de San Pedro Sula. Dado que sólo los gobiernos de Venezuela y Nicaragua aún no aprobaban la participación de las ONG, la OEA extendió por tres días el plazo, pero aún el 15 de mayo tampoco hubo respuesta de ambos gobiernos.

El Consejo Permanente de la OEA es la instancia responsable de autorizar –a petición de los estados miembros–, la participación de los Organismos de la Sociedad Civil (OSC) en los períodos ordinarios de sesiones de la Asamblea General. Previo a la autorización del Consejo Permanente, las solicitudes deben contar con el consentimiento del país sede del evento, en este caso, el gobierno de Honduras.

Nicaragua y Venezuela pendientes

La secretaría general de invitaciones al trigésimo noveno período ordinario de sesiones de la Asamblea General que requieren autorización del Consejo Permanente, emitió el 12 de mayo el informe oficial con el listado de los países que acreditaron a sus respectivos ONG. En el documento, Nicaragua y Venezuela aparecen con una leyenda entre paréntesis que dice “pendiente de aprobación”, en referencia a los organismos que debían acreditar.

“Conforme con el artículo 10 del Reglamento de la Asamblea General, la Secretaría General, con la anuencia del gobierno de la República de Honduras, presenta a la consideración del Consejo Permanente las solicitudes recibidas de las organizaciones de la sociedad civil para participar en el trigésimo noveno período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA hasta el 5 de mayo de 2009”, se lee en el encabezado del documento.

Es decir, que hasta el 5 de mayo, los gobiernos de Nicaragua y Venezuela aún no presentaban los nombres de las ONG que participarían en representación de ambos países.

Las objeciones

Una fuente ligada a la delegación de Nicaragua ante la OEA, encabezada por el embajador Denis Moncada Colindres, explicó a EL NUEVO DIARIO que aunque el reglamento no establece literalmente el derecho de veto de los gobiernos a la participación de las ONG, en la práctica sí lo hacen.

Verbalmente o por escrito, los embajadores de cada Estado miembro pueden opinar a favor o en contra de la participación de determinada ONG, y pese a que el Consejo Permanente de la OEA es la instancia que autoriza esa invitación, es la representación de cada gobierno la que presenta el listado de los organismos de la sociedad civil que desea que participen en el período ordinario de sesiones de la Asamblea General.

Lo que ha ocurrido generalmente, según la fuente diplomática, es que los gobiernos objetan por cualquier motivo la participación de un ONG que no es de su conveniencia, y el Consejo Permanente termina no autorizando su participación en el evento regional.

El pasado viernes 22 de mayo, se realizó en Canadá la última reunión del Consejo Permanente –este país ostenta la presidencia rotativa de esta instancia de la OEA–, previo a la cita de la Asamblea General en San Pedro Sula. En un último intento, los representantes del Consejo Permanente pidieron a las delegaciones de Nicaragua y de Venezuela que presentaran la lista de ONG participantes, pero no lo hicieron.

Las bloqueadas

Las acciones del gobierno nicaragüense ante la OEA, tienen lugar en momentos en que las ONG internacionales están siendo sometidas a un riguroso control en sus relaciones con las organizaciones de la sociedad civil nacionales, sobre todo, en el manejo de recursos financieros y el involucramiento de estos organismos en temas políticos, gobernabilidad, democracia y transparencia.

El manual o normativa para las ONG internacionales circula entre los representantes de estos organismos, pero también es del conocimiento de algunos directivos de organismos no gubernamentales nacionales, quienes ya han expresado su rechazo por considerarlo violatorio y restrictivo de los derechos ciudadanos.

Son cinco los ONG que no podrán participar en el evento de San Pedro Sula que inicia el próximo lunes: la Asociación de Promotores y Defensoría de los Derechos Indígenas de Nicaragua, Aprodin; el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp; el Instituto Nicaragüense de Estudios Humanísticos, INEH; la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, y la Asociación de Mujeres Profesionales por el Desarrollo Integral, Ampdi.

¿Cómo participar en la Asamblea General?

Existen dos formas para que las ONG de un país participen en las sesiones ordinarias de la Asamblea General de la OEA. La diferencia estriba en el estatus de la ONG ante la OEA, pues están las Organizaciones No Gubernamentales registradas y las no registradas ante el organismo regional.

Carlos Ponce, Coordinador General de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, explicó que, en principio, todas las organizaciones de la sociedad civil de todos los países miembros pueden pedir ser “registradas”, envían sus documentos, y la OEA los evalúa y aprueba o no.

“Hay un procedimiento (para registrarse) que debería ser sencillo, pero hasta ahora Venezuela inventó el poder de veto del país de origen de la organización, y creo que Nicaragua está haciendo ahora lo mismo”, explicó Ponce.

Una vez registrada formalmente, la organización debería tener derecho a participar libremente en la OEA, pero no es así. “Se inventaron que para las asambleas y cumbres, las Organizaciones No Gubernamentales deben enviar una carta al Secretario General de la OEA manifestando su deseo de participar”, señaló.

Una práctica equivocada

Según Ponce, la normativa de la OEA para la participación de la sociedad civil es muy clara en cuanto a los mecanismos de participación y de la inscripción de una organización dentro de la OEA.

“Para que una organización pueda participar en las actividades de la OEA, deberá dirigir al Secretario General una comunicación presentando la solicitud correspondiente. El Secretario General referirá la solicitud a la Comisión, la cual la analizará, formulará las recomendaciones que estime pertinentes, y la remitirá al Consejo Permanente, a fin de que éste adopte la decisión que sea del caso”, explicó.

Ponce añade que en la aludida normativa sólo existe una referencia a la posibilidad de los gobiernos de pedir información adicional. “Pero el Gobierno de Venezuela, lamentablemente, ha impuesto una tesis de que tienen el derecho de rechazar a las organizaciones de ese país”.

“La resolución establece que cuando la comisión analice las solicitudes de participación, los estados miembros podrán efectuar comentarios y solicitar informaciones a la organización respectiva, los cuales serán transmitidos a ésta para su respuesta. En la normativa no existe la posibilidad para que un gobierno tenga voto preferente y rechace a las organizaciones, y menos por razones políticas, que es lo que está ocurriendo en la OEA”, expresó.

Según Ponce, en materia de asambleas generales, se ha tomado la práctica equivocada de pedir a los gobiernos su opinión acerca de las organizaciones de sus respectivos países que solicitan participar en estos eventos.

“Esto permite a Venezuela oponerse año con año a las organizaciones de la sociedad civil que desean contribuir con la OEA. Lo más grave de esta situación es que muchas organizaciones llevan años registradas y participando en la OEA”, señaló Ponce.

Esta actitud también ha sido adoptada por el gobierno de Nicaragua, pues este año no aprobó las solicitudes de las ONG correspondientes.

ONG “no registradas”

La otra modalidad de participación está referida a las ONG “no registradas. Las organizaciones no registradas en la OEA, además de la carta manifestando su deseo de participar, deben enviar documentos constitutivos y otros de diferente naturaleza.

“Una vez que la OEA recibe la documentación, se inicia un procedimiento –que no está muy claro en las resoluciones–, consistente en que el Consejo Permanente revisa la lista de ONG y aprueba su participación en las asambleas”, explicó Ponce.

Además, señala que “no hay nada en las resoluciones que indique que un país pueda vetar a unas organizaciones, pero en la práctica han dejado que Venezuela se oponga a algunas organizaciones”

“Este año, en la última sesión del Consejo Permanente (los embajadores de) Venezuela y Nicaragua dijeron que tenían dudas de la participación de organizaciones de ambos países, y que pedían que no fueran registradas. Luego pidieron un tiempo adicional para ‘investigarlas’”, añade Ponce.

“En la reunión del Consejo Permanente de la OEA, del 12 de mayo de 2009, donde se revisaron las organizaciones de la sociedad civil que solicitaron participar en la Asamblea General de San Pedro Sula, los gobiernos de Venezuela y Nicaragua decidieron bloquear la participación de las organizaciones de ambos países, y son las únicas naciones que hasta la fecha no cuentan con invitación para participar en la Asamblea General”, reiteró Ponce.

Anúncios

26/05/2009 at 5:53 pm Deixe um comentário

Conferência Distrital de Igualdade Racial debate efetivação do combate ao racismo

Por Blog Avaliação Durban

O Distrito Federal realiza esta semana a etapa regional da Conferência de Políticas Públicas de Promoção da Igualdade Racial. Os debates começaram nesta terça-feira (19), no Museu da República, com a participação de representantes do governo, do Legislativo e da sociedade civil.

Integrante do Conselho de Defesa dos Direitos do Negro (CDDN-DF), o secretário Nacional da Comunidade Bahá’í e relator do comitê principal da Conferência de Revisão de Durban, Iradj Roberto Eghari, participou da abertura da conferência distrital e destacou a importância das etapas regionais e nacional discutirem a reafirmação da declaração e do plano de ação de Durban (2001) para terem parâmetros de avaliação e cobrança de novas políticas.

“O Brasil tem demonstrado uma capacidade de implementar algumas políticas que são importantes. Mas ainda precisamos avançar em muitos pontos, tendo em mente que existem compromissos internacionais, entre eles a própria Revisão de Durban, que nos amparam nessa cobrança por políticas públicas e ações de Estado”, destacou Eghrari.

A subsecretária de Planejamento da Secretaria Especial de Políticas da Promoção da Igualdade Racial (Seppir), Manuela Pinho, também participou da abertura da Conferência Distrital. Ela sugeriu que os governos e a sociedade civil se apropriem do conjunto de ações afirmativas interministeriais lançado pela Seppir na semana do dia 13 de maio.

A deputada distrital, Érica Kokay (PT-DF), considera a Conferência Distrital um espaço importante para cobrar do governo do Distrito Federal a efetivação do que prevê a lei para o ensino da história e cultura afrobrasileira nas escolas. No primeiro dia de debates, Kokay defendeu a realização de uma Campanha de Combate ao Racismo via meios de comunicação do DF.

A parlamentar cobrou ainda a implementação das políticas de igualdade racial nas áreas de saúde e trabalho, além da proteção do espaço da Prainha, às margens do Lago Paranoá, para a realização de festas e cultos das religiões de matriz africana da capital.

Representante do Fórum de Mulheres Negras do DF, Sabrina Faria, também reivindicou a efetivação das políticas públicas de promoção da igualdade racial do DF, especialmente na área de saúde e direitos das mulheres.

De acordo com ela, o fórum reivindicava desde novembro que a Secretaria de Saúde do DF implementasse a Política de Saúde da População Negra, aprovada no Conselho Nacional de Saúde em 2006.

Essa reivindicação começou a ser atendida agora, na semana passada, com a criação do Comitê de Saúde da População Negra do DF, que terá 12 integrantes, seis do governo e seis da sociedade civil.

“Essa política de saúde é uma vitória do movimento negro, principalmente das mulheres negras, que estão há muito tempo nessa luta, por meio de articulações, fóruns e organizações da sociedade civil”, destacou Sabrina Faria.

“Ainda temos muito a avançar. No DF, as fichas dos hospitais não possuem o quesito cor, para que as pessoas se auto-declarem. Esse é um dado epidemiológico importante para delinear políticas públicas. É importante também investir na sensibilização e capacitação dos gestores e profissionais de saúde como forma de combate ao racismo institucional.”

A Conferência Distrital de Políticas Públicas de Promoção da Igualdade Racial continua nesta quarta-feira (20), no Museu da República, com debates entre grupos de trabalho e escolha de delegados para a etapa nacional, que será realizada entre dos dias 25 e 28 de junho, em Brasília.

19/05/2009 at 11:18 pm Deixe um comentário

Comissão Interamericana publica informe sobre direitos dos afrodescendentes na Colômbia

Washington, D.C., 15 de mayo de 2009 – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publica hoy sus observaciones de la visita realizada por el Relator sobre los Derechos de los Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial, Sir Clare K. Roberts, a la República de Colombia.

El documento de la CIDH indica que la población afrodescendiente en Colombia se encuentra marcada por una historia de invisibilidad, exclusión y desventajas sociales y económicas que afectan el goce de sus derechos fundamentales. La población afrocolombiana constituye el segmento mayoritario de las clases más pobres del país, muestra los indicadores socioeconómicos más bajos, padece una tasa de mortalidad infantil que duplica la registrada a nivel nacional, y tiene menor acceso a servicios básicos como educación y salud, así como menor acceso a empleos redituables y menor participación en la vida pública.

Asimismo, el estudio destaca que regiones del país mayoritariamente habitadas por afrodescendientes se han visto particularmente afectadas por la crisis humanitaria derivada del conflicto armado interno. La Comisión observa con especial preocupación la falta de esclarecimiento judicial de la mayoría de los hechos de violencia que han afectado a las comunidades afrodescendientes y causado su desplazamiento.

“Las disparidades entre las condiciones sociales y económicas de los afrodescendientes y el resto de la población en Colombia están estrechamente vinculadas a la exclusión social padecida históricamente por este segmento de la población”, indica el documento. “A pesar de la vigencia de legislación y políticas públicas destinadas a promover el desarrollo de la población afrocolombianas”, agrega, “el goce igualitario de derechos y la superación de la discriminación estructural continúan presentándose como un gran desafío para esta población, que permanece invisibilizada”.

El informe valora positivamente las diversas iniciativas y medidas legislativas y administrativas tomadas por el Estado colombiano a fin de lograr el respeto de los derechos humanos de la población afrocolombianas, tales como el reconocimiento constitucional de los derechos de los afrodescendientes en la Constitución de 1991 y la legislación adoptada por el Estado para implementar esos derechos. En particular, destaca los avances fundamentales hacia el reconocimiento y mejoramiento de la protección de los derechos de los afrodescendientes y la protección de su identidad cultural, mediante la Ley 70 de 1993.

En el informe, la Comisión observa la necesidad de que estas iniciativas cuenten con un compromiso a largo plazo del Estado y recursos financieros adicionales para asegurar su plena implementación, así como la necesidad de implementar políticas públicas complementarias y mecanismos especializados para garantizar que los afrocolombianos ejerzan plenamente sus derechos y libertades fundamentales.  La Comisión reitera su compromiso de colaborar con el Estado en la búsqueda de soluciones adecuadas para los problemas detectados.

La CIDH agradece las contribuciones financieras de Irlanda y de la Comisión Europea, que hicieron posible la realización de la visita y la producción del informe.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Enlaces

18/05/2009 at 2:41 am Deixe um comentário

Multilateralismo e ações afirmativas

Folha de São Paulo: 10 de maio de 2009

Artigo do ministro Edson Santos*

O BRASIL está honrado por sua participação na Conferência de Revisão da 3ª Conferência das Nações Unidas contra o Racismo, realizada em Genebra, na Suíça. Nossa delegação, formada por representantes governamentais e da sociedade civil, ficou satisfeita por ter contribuído na redação de um documento forte, porém equilibrado, que trouxe avanços em relação à terceira conferência, realizada em Durban, na África do Sul, em 2001.

O documento de Genebra não singulariza qualquer país, trata de forma adequada as tragédias do passado, condena a islamofobia, o antissemitismo e outras formas de intolerância e coloca no centro do debate as vítimas do racismo e da discriminação.

Entre as conquistas, tivemos o destaque conferido à aplicação de políticas de ação afirmativa, a abertura para a discussão de temas ligados à orientação sexual e a importância do combate à intolerância religiosa.

Mais do que qualquer nação, o multilateralismo foi o verdadeiro vencedor da conferência. E o Brasil, com base no consenso alcançado, poderá aprofundar e diversificar as políticas públicas de promoção da igualdade racial, inclusive no campo externo.

Ganhou impulso, por exemplo, o Plano de Ação Conjunta Brasil-Estados Unidos de Combate ao Racismo. Em reunião realizada na última semana, em Washington (EUA), foram aprofundados os eixos centrais da cooperação entre os dois países, entre os quais estão educação multirracial, preservação da memória e acesso à justiça e ao crédito.

No plano interno, vamos seguir em nossa luta cotidiana pela construção do Plano Nacional de Igualdade Racial, que se traduz em diretrizes para a aprovação da Lei Orçamentária. No Congresso, vamos continuar o diálogo sobre os projetos de lei que criam o Estatuto da Igualdade Racial e o sistema de cotas raciais para o acesso às universidades públicas.

Temos consciência de que a aplicação das ações afirmativas no Brasil é uma questão ainda distante do consenso. A garantia dos direitos das comunidades quilombolas e a política de cotas raciais nas universidades, para ficar em dois exemplos, afetam diretamente setores que não querem dividir com mais ninguém o acesso à terra, ao saber e às benesses de nosso desenvolvimento.
As ações impetradas na Justiça pelo partido Democratas contra o sistema de cotas e a titulação das terras quilombolas são uma prova disso.

Curiosamente, os membros desse mesmo partido, que fez parte da coalizão que sustentava o governo do então presidente Fernando Henrique Cardoso, nunca se pronunciaram contra o decreto que, no apagar das luzes daquela administração, criou cotas de 20% para negros no serviço público federal.

Hoje, esse segmento político, com aliados em outros partidos e na mídia, desconsidera a enorme dívida do Estado e da sociedade brasileira em relação ao segmento negro da população. Preveem, em exercícios de futurologia, que as cotas vão acirrar o conflito racial em nosso país.

No entanto, o projeto de lei que estabelece a política de cotas atende a uma realidade já consagrada, a partir da autonomia universitária, em 23 universidades federais, 25 universidades estaduais e três centros federais de educação tecnológica.

A aprovação do sistema de forma espontânea a partir dos conselhos universitários comprova a aceitação da medida no seio da sociedade.
Nenhum incidente envolvendo ódio racial foi registrado nessas instituições.

Pelo contrário, seis anos após a adoção pioneira dessa política na Uerj (Universidade do Estado do Rio de Janeiro) e na UnB (Universidade de Brasília), podemos afirmar que a medida foi bem recebida no ambiente acadêmico, principalmente graças à abertura e à generosidade da juventude brasileira.

As políticas de ação afirmativa devem passar ao largo da discussão político-ideológica, ao contrário do que quis fazer crer um pré-candidato à Presidência da República, em artigo publicado recentemente nesta Folha.

É, na verdade, uma questão de reparação histórica, que deve ser consolidada enquanto política permanente do Estado brasileiro até que tenhamos uma sociedade com relações étnicas mais equilibradas. O que significa igualdade de oportunidades para todos.

Para tanto, é preciso tratar os desiguais de forma desigual, elevando os desfavorecidos ao mesmo patamar de partida dos demais.

* EDSON SANTOS , 54, deputado federal pelo PT-RJ (licenciado), é o ministro da Secretaria Especial de Políticas de Promoção da Igualdade Racial da Presidência da República.

11/05/2009 at 5:35 pm Deixe um comentário

La manipulación de la lucha contra el racismo, una manera de dividir el mundo

por Mireille Fanon-Mendès France
fondation Frantz Fanon
Traducción del francés para Rebelión por S. Seguí

Cinco días de una conferencia muy formal (1), en la que no se ha cuestionado la manera como determinados países la han boicoteado o han intentado hacerlo.

Cinco días que han ofrecido la oportunidad a la mayoría de países de focalizar, con ayuda de los medios de comunicación, la atención del mundo en las declaraciones del presidente de Irán, y que ha permitido a los países europeos –con Francia a la cabeza– abandonar la sala de reuniones bajo la mirada estupefacta de las ONG presentes. En efecto, nada de lo declarado por el presidente Ahmadineyad hacía referencia alguna a un cuestionamiento del exterminio judío

Nada, salvo que denunció el racismo y la xenofobia institucionalizadas del Estado de Israel en relación con el pueblo palestino. Nada que no sea rigurosamente exacto. Curiosamente, media hora después de finalizada la intervención de Ahmadineyad, el texto que se transmitió por la secretaría de la conferencia contenía algunas frases que no se habían pronunciado ni traducido. (2)

De ahí a pensar que todo estaba previsto de antemano sólo hay un paso. En efecto. Ahmadineyad se había reunido poco antes de tomar la palabra con la Alta Comisaria para los Derechos Humanos, señora Navi Pillay. En la reunión se convino que no habría ninguna declaración negacionista. En el momento de su declaración, Ahmadineyad hizo honor a su palabra.

Así pues, ¿cómo es posible que la Secretaría pudiera distribuir un texto en parte no pronunciado? ¿Qué papel ha tenido en esta obra la Conferencia y más concretamente el Alto Comisariado para los Derechos Humanos, organismo dependiente de la Asamblea General de las Naciones Unidas?

Basta con indicar que, contrariamente a las decisiones de Durban en 2001 (3), donde los estados aceptaron la celebración de un foro de las ONG en la Conferencia de Examen, en Ginebra no ha podido organizarse ningún foro. Ha sido necesaria la voluntad de algunas ONG (4) para imponer un foro de la sociedad civil que sólo ha podido celebrarse antes de la conferencia, con una duración de tres días. Dicho foro redactó una declaración final que no pudo ser transmitida a los estados por cuanto éstos rechazaron, con toda energía, la existencia misma de un foro de ONG con el pretexto de que eran estas organizaciones las que habían hecho fracasar el proceso de Durban.

Ahora bien, lo que estuvo en juego en Durban (5) fue, ni más ni menos, la manipulación del racismo con el fin de dividir el mundo. De un lado, los apoyos del Estado de Israel, entre ellos numerosos países occidentales y otros árabes y africanos; del otro lado, los que afirman que el racismo y la discriminación en todas sus formas, la xenofobia y la intolerancia que los acompaña deben combatirse en todo el mundo con el fin de alcanzar la universalidad de los derechos humanos para todas y todos.

Es sobre esta ruptura sobre la que los países occidentales y sus aliados querían reforzar la división del mundo. Pero no contaban con la voluntad de las ONG, de algunos estados y de Mary Robinson (6), gracias a la cual, y a pesar de la violencia de los países, fue posible conseguir la Declaración y el Programa de Acción de Durban (7)

Durante todo el proceso de preparación de la reciente Conferencia de Examen, los países occidentales no han cesado de propiciar su fracaso. El antisemitismo ha sido el elemento central con el que han intentado paralizar a cualquier país que tuviese la veleidad de criticar la política racista, discriminatoria y xenófoba del Estado de Israel en relación tanto con los ciudadanos palestinos asimilados en 1948 como con los palestinos de los territorios ilegalmente ocupados.

Así, con la manifestación de esta voluntad sería fácil para estos países pedir la anulación pura y simple del proceso de examen de la citada Conferencia de Durban.

Es preciso también señalar que la utilización de la referencia a Durban (8) no es inocente, y participa de la voluntad de mostrar que es a partir de este lugar, pocos días antes del 11 de septiembre (9), que se escenificó la división del mundo: de un lado, los que aseguran combatir el terrorismo; del otro, los que se asegura que lo alimentan.

Resulta curioso que los estados más poderosos utilicen el Consejo de Derechos Humanos –es decir, el organismo que pretende universalizar los derechos humanos para todos y todas, en cualquier lugar del mundo, con independencia del régimen político y la religión– para reforzar su posición dominante y excluir a todos aquellos países que no respondan a sus exigencias o que pidan que se escuchen todas las voces de las víctimas, entre otras las del pueblo palestino, sin olvidar aquellas de las que ya no se habla, como la voz del pueblo checheno, o aquellas que se niegan a escuchar, como los pueblos aborígenes y los dalits o intocables.

Con esta Conferencia de Examen se confirma que los estados más poderosos han impuesto al resto del mundo sus concepciones de la lucha contra el racismo, la discriminación y la xenofobia en el marco de un terreno en que los límites no incluyen ninguna crítica a Israel y del que se ha erradicado la difamación religiosa.

Por consiguiente, estamos muy lejos de la universalidad de los derechos –en favor de la cual se moviliza una gran parte de la sociedad civil y la pretenden reivindicar para sus pueblos la mayor parte de los estados– por cuanto los países contrarios a esta organización del mundo no consiguen hacer oír sus voces, sea por falta de voluntad política, sea por miedo a las represalias.

Es preciso constatar que se trata, en realidad, de un cuestionamiento drástico de los derechos humanos, y, en un plano más general, también del de los órganos de las Naciones Unidas creados para obtener su respeto y efectividad. Tras encuentros de este tipo, aun cuando la declaración final sea más o menos correcta y tenga al menos el mérito de afirmar el correcto fundamento de la Declaración y el Plan de Acción de Durban 2001, albergamos dudas justificadas sobre el mantenimiento de estos organismos y sobre el papel que les atribuye una gran parte de la comunidad internacional.

Así pues, tenemos un foro formal, una comunidad internacional en desacuerdo sobre la naturaleza del racismo, de la discriminación y de la xenofobia que deben denunciarse, y una sociedad civil excluida, cuya participación se ha limitado a asistir al desfile de declaraciones de algunos estados. Sólo 120 ONG han podido dirigirse a los Estados, en una sala relativamente vacía.

Este foro muestra que la división del mundo se construye basándose en principios relativos al racismo muy diferentes de un país a otro, y también mediante la manipulación realizada en detrimento de los pueblos.

Esta división del mundo, organizada a partir de la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia viene a reforzar el discurso elaborado a partir de septiembre de 2001 de lucha contra el terrorismo, con la instalación de un discurso sobre los buenos valores y las buenas prácticas de una democracia rehén de los países dominantes.

Este nuevo orden mundial ha asentado su equilibrio mediante la instalación, en estos momentos de crisis económica mundial, de un nuevo pilar que afirma sin lugar a dudas que la única salida posible a esta crisis se basa en la restauración del sistema en el estado en que se hallaba justo antes de la crisis.

Todo esto ha de ponerse en relación, evidentemente, con la nueva legitimación de la OTAN, por ejemplo con el regreso de Francia al mando integrado, pero sobre todo con su ampliación a Europa central y oriental, con el objeto de definir un “nuevo concepto estratégico” para la OTAN.

Dicho “concepto”, adoptado en 1999 con ocasión de la cubre del cincuentenario, precisa en su apartado 56 su naturaleza y objetivo: “la seguridad de la alianza debe contemplarse en un contexto global (…) las fuerzas de la Alianza pueden tener que operar más allá de las fronteras de la zona de la OTAN.” Con ello se establece un cambio de marco: la misión de la OTAN, hasta aquí organismo de defensa regional, se convierte en brazo armado de la globalización.

Todo está dicho: la OTAN está en vías de convertirse –en oposición a la Organización de las Naciones Unidas– en un elemento esencial de la red de organizaciones creadas por las grandes potencias y que deciden en materia de guerra y de paz, de las opciones políticas de las económicas, del respeto o no de los derechos humanos o sindicales, o de la supervivencia del planeta.

La Alianza Atlántica, calificada de “símbolo de una identidad occidental”, constituye en el ámbito político-militar –del mismo modo que el Consejo de Seguridad de la ONU, el G8 y ahora el G20, o el grupo del Banco mundial en sus respectivos ámbitos político, económico y financiero– un directorio en el que las potencias imponen sus orientaciones hegemónicas y el mantenimiento del nuevo orden social mundial.

Por consiguiente, esta Conferencia de Examen de Durban y el modo cómo se ha desarrollado, con la marginación de la sociedad civil, lleva en sí todos los peligros para los Pueblos de las Naciones Unidas, que van a tener cada vez más dificultades para hacer valer lo que ellos mismos afirman en el Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas.

El Eje del Bien está dispuesto a practicar la tolerancia, pero a partir de su propia concepción etnocéntrica. Desea vivir en paz con los demás en un espíritu de buena vecindad, siempre y cuando pueda saquear y utilizar en su provecho los recursos naturales de los otros sin que éstos tengan derecho a queja.

Con esta Conferencia de Examen, el mundo en su totalidad ha perdido más de lo que cree. Estamos ante el peligro. Una manera de escapar a éste sería el regreso a los principios contenidos en la Carta de las Naciones Unidas para la preservación de la paz y la seguridad internacionales.

La aplicabilidad y la efectividad de las normas imperativas aplicables a todos y en todo lugar nos permitirían aliar, reunir y recomponer todo lo que se halla, por voluntad de los poderosos, desunido. Sólo a partir de un verdadero deseo de justicia, paz y seguridad internacional nos será dado constituirnos en pueblo y nación y mostrarnos dignamente al mundo, por cuanto solo así seremos otros tantos hombres y mujeres en pie.

(1) Conferencia de Examen de Durban, celebrada del 20 al 24 de abril en Ginebra (Suiza), con el objetivo de “evaluar el avance logrado respecto a las metas que se establecieron en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, la cual se celebró en Durban, Sudáfrica en el año 2001”. http://www.un.org/spanish/durbanreview2009/

1.

Véase http://www.un.org/spanish/durbanreview2009/
2.

Tercera Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, celebrada bajo la égida de las Naciones Unidas.

1.

Entre otras, United Against Racism, Youth United Against Racism y todas las restantes que participaron en el foro el viernes 17 de abril.
2.

Cf. Politis, 29.5.2008, Pour une nouvelle conférence de Durban.
3.

Entonces Alta Comisaria de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y secretaria general de la Conferencia de Durban 2001.
4.

Se cita Durban como la primera conferencia mundial contra el racismo, lo que es inexacto: fue la tercera, y la recientemente finalizada en Ginebra es la cuarta.
5.

La conferencia de Durban finalizó el 9 de septiembre de 2001.

04/05/2009 at 9:45 pm Deixe um comentário


No Twitter

Feeds

Visitas ao Blog

  • 19,444 visualizações